LOGOELENABLANCOS

Cómo ser “solo” amable puede alejarte de la honestidad

Cómo ser “solo” amable puede alejarte de la honestidad

Cómo ser “solo” amable puede alejarte de la honestidad

Hoy quiero hablarte de la diferencia entre dos conceptos que pueden confundirse fácilmente: la amabilidad y la asertividad empática.

Sin embargo, son totalmente diferentes y, según utilicemos uno y otro, nuestra forma de comunicarnos tendrá consecuencias muy distintas.

Por lo general, nos han enseñado a ser amables de una manera “edulcorada”.

Me explico.

En mi caso, yo interioricé una amabilidad que respondía al miedo a ser totalmente honesta, porque siéndolo podía hacer daño a la otra persona.

Tenía la creencia de que si decía algo que al otro no le gustase, podría enfadarse o ponerse triste. Y la culpa sería mía.

Te lo explico con un ejemplo.

Ese momento (casi todos hemos pasado por él) en el que tienes una relación especial con una persona desde hace un tiempo, pero no quieres que la cosa vaya más allá. 

Es decir: estás seguro de que por tu parte esa relación no se convertirá en algo “serio” ni que implique compromiso. Lo que no tienes claro es que la otra parte piense lo mismo.

Y llega la hora de comunicárselo a la otra persona.

Podemos afrontar esta conversación no demasiado cómoda de dos formas:

Desde la amabilidad: De esta manera, es muy probable que por miedo a hacer daño al otro no acabes expresando con claridad lo que quieres decirle. Vamos, el típico “No eres tú, soy yo”. 
Y seguramente la otra persona no acabe de entenderte bien e incluso siga con esperanzas de que la relación evolucione (en caso de que sea lo que quiere). Porque en el fondo no le has dicho toda la verdad y has evitado sentirte culpable si reacciona con tristeza o enfado.

Desde la asertividad empática: Aquí tienes muy claro que puede que a la otra persona no le guste lo que le vas a decir, pero eso no te hace caer en la culpa. 
Por lo tanto, serás capaz de expresarte honestamente sin dejar de tener en cuenta sus sentimientos mediante la empatía. Esa persona entenderá lo que quieres decirle y entre los dos decidiréis que pasará a partir de ahí, teniéndolo todo claro por ambas partes (seguir igual o acabar con la relación).

La segunda opción no solo te permite a ti expresarte, sino que también da lugar a que la otra persona, si es el caso, pase el duelo y gestione el dolor que puede producir tu mensaje hasta aceptarlo. Y esto no será culpa tuya, sino que tiene que ver con sus necesidades y deseos.

Esto que te acabo de contar es aplicable a otros muchos tipos de relaciones: amistades, familiares… Todos aquellos casos en los que el otro quiere algo que tú no quieres.

En todos ellos, la CNV nos propone salir de una amabilidad edulcorada que puede derivar en no mantenerte en tu lugar ni expresarse honestamente, para aplicar una asertividad empática que te permita posicionarte de forma clara y concreta sin renunciar a la empatía.

La asertividad empática es una de las cosas que trabajarás si te inscribes al curso “Cómo amar sin dejar de amarte”.

¡Y te recuerdo que estamos en pleno lanzamiento!

Lo que significa que si te inscribes antes del 13 de febrero:

El 14 de febrero tendrás acceso a un regalo en forma de sesión grupal en directo en la que te resolveré cualquier duda o consulta que se te plantee durante la formación.

Podrás adquirirlo por un precio especial de 47€ (a partir del 14 pasará a costar 97€)

Aquí te dejo el enlace de suscripción:

Cómo Amar sin Dejar de Amarte 1

¿Listo para aprender a cuidar a los demás sin olvidarte de ti? 

Comparte:

¿Es egoísmo o es autocuidado?
Formaciones

¿Es egoísmo o es autocuidado?

La mayoría de las personas que se están interesando por el curso de CNV interna me expresan su dificultad para saber lo que necesitan, ponerlo en valor, expresarlo y establecer límites que les cuiden.

Read More »
Mira lo que me pasó con mi marido
Formaciones

Mira lo que me pasó con mi marido

Hoy voy a empezar por el final.
Porque hace poco viví una situación cotidiana que me hizo volver a confirmar todo lo que la Comunicación no violenta ha hecho por mí.
Se trata de algo que vivimos mi marido y yo. Y lo hicimos de forma diferente.

Read More »
La pirámide de Maslow, mi abuela, mi madre y yo2
Formaciones

La pirámide de Maslow, mi abuela, mi madre y yo

A lo mejor el título del mail de hoy te desconcierta un poco.
¿Qué puede tener que ver la pirámide de las necesidades de Maslow con mi abuela, mi madre, y conmigo misma?
Pues deja que te explique y verás perfectamente la relación.
Vamos primero con la famosa pirámide.

Read More »
Si no te gustas, te dejas solo
Formaciones

Si no te gustas, te dejas solo

Hoy quiero hablarte de algo que a mí, en su día, me hizo entender mucho mejor de qué va esto de las relaciones y de los distintos roles o actitudes que podemos adoptar en cada una de ellas.

Read More »
De la esclavitud a la liberación
Varios Comunicación no Violenta

De la esclavitud a la liberación

Hoy quiero hablarte de algo que a mí, en su día, me hizo entender mucho mejor de qué va esto de las relaciones y de los distintos roles o actitudes que podemos adoptar en cada una de ellas.

Read More »
¡Ni víctima ni verdugo!
Formaciones

¡Ni víctima ni verdugo!

La mayoría de nosotros hemos vivido en un entorno familiar en el que determinadas personas desempeñaban un rol marcado o bien por el autoritarismo o bien por el victimismo.

Es decir: por un lado estaba el “porque yo lo digo” y por el otro “porque lo dices tú… pobre de mí”.

Read More »
Scroll al inicio